Una cuestión de inclusión: accesibilidad y discapacidad en la Universidad

La posibilidad de sostener los estudios y transitar la universidad se torna un reto aún mayor para las personas con discapacidad. Las barreras de acceso y permanencia son numerosas y muchas de ellas se encuentran invisibilizadas.

Foto ilustrativa
Fotos: Prensa UNDAV.

Por Luciana Fiorda y Natalia Rodríguez*

Inician las clases y la Universidad se habita nuevamente de estudiantes que llegan de distintos lugares, con diversas edades, expectativas, inquietudes y experiencias. Las trayectorias educativas se encuentran atravesadas por factores que condicionan el recorrido académico. Incorporar nuevos ritmos y formas de organizarse, adquirir metodologías de estudio, articular los tiempos entre estudio y trabajo, entre otros.

Frente a estos desafíos, la posibilidad de sostener los estudios y transitar la Universidad se torna un reto aún mayor para las personas con discapacidad. Las barreras de acceso y permanencia son numerosas y muchas de ellas se encuentran invisibilizadas. Pensemos en un/a estudiante usuario/a de sillas de ruedas y en las dificultades para acceder al aula; en la persona ciega que no puede acceder al material de estudio en forma accesible; en una persona sorda que no cuenta con un/a intérprete de lengua de señas en las clases y actividades académicas.

A la dimensión de las barreras físicas y comunicacionales, debemos considerar y abordar las brechas sociales en torno a la discapacidad. Problematizar los estigmas e incomodidades que genera la discapacidad. Las tensiones y dificultades que se observan para establecer lazos con personas con discapacidad. Por ello, pensar y abordar la discapacidad y accesibilidad implica no sólo trabajar sobre las barreras físicas, sino también sobre las barreras actitudinales.

En ese sentido, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (Ley 26378) señala que la discapacidad es un concepto que evoluciona en la medida en que las barreras con las que interacciona la persona puedan ser eliminadas a través de la implementación de acciones o estrategias que aumenten el grado de accesibilidad a los espacios y contenidos, por lo que resulta fundamental el trabajo articulado e interdisciplinario en el que se promuevan acciones tendientes a eliminar las barreras físicas, comunicacionales, académicas y actitudinales que dificultan la inclusión y la accesibilidad en igualdad de condiciones.

Como universidad reafirmamos que la educación es un derecho y, por lo tanto, resulta necesario construir políticas universitarias que garanticen el acceso y permanencia de las personas con discapacidad; así como también, generar dispositivos de promoción de la inclusión educativa con el objetivo de construir aulas diversas e inclusivas.

Desde el Programa de Accesibilidad y Discapacidad de la Secretaría de Bienestar Universitario, aprobado por el Consejo Superior (RES. CS 288-18) en el año 2018 llevamos adelante diferentes líneas de acción tendientes a garantizar el derecho a la educación superior de las personas con discapacidad o integrantes de la Comunidad Sorda Argentina, como así también la participación plena de los/as docentes y trabajadores/as que atraviesan situaciones similares y que han sido históricamente segregados/as.

El desafío que nos presenta la inclusión de personas con discapacidad o de la Comunidad Sorda Argentina implica pensar en clave de diseños universales. Construir contenidos, espacios, etc. que sean accesibles para todos/as, independientemente de que exista o no discapacidad. De ese modo, no resultaría necesario implementar estrategias para cada situación particular.

Desde la UNDAV consideramos que si solamente trabajamos con la persona con discapacidad y no con el entorno, estamos sosteniendo el paradigma médico rehabilitador que estigmatiza, excluye y exime a la sociedad de todo tipo de responsabilidad. Por lo tanto, asumimos la responsabilidad de prestar los apoyos y brindar los ajustes que sean necesarios para garantizar la igualdad de oportunidades a través de la contratación de intérpretes, conversión de textos en formato accesible, talleres de sensibilización, etc.

*Programa de Accesibilidad y Discapacidad | Secretaría de Bienestar Universitario.




Marzo 2020 | Edición #82