La voz de los/as estudiantes

Elevar la Voz lleva por nombre el nuevo ciclo de entrevistas sobre cine realizado por alumnos y alumnas de la Licenciatura en Artes Audiovisuales.

Foto ilustrativa
Foto: CEPEA.

El aprendizaje por la práctica o aprendizaje por la ejercitación, o lo que se conoce como aprender haciendo, es una herramienta fundamental en el proceso educativo. Elevar La Voz, programa realizado íntegramente por estudiantes de la Licenciatura en Artes Audiovisuales de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) es una muestra cabal de ello.

Se trata de un ciclo audiovisual de entrevistas sobre cine rodado en los estudios de última generación que la Universidad posee en su Sede 12 de Octubre, con el impulso del Departamento de Humanidades y Artes. El lanzamiento de la primera entrevista despertó buenos comentarios y el entusiasmo de quienes formaron parte de su realización.

Durante el primer rodaje de Elevar la Voz, los/as estudiantes entrevistaron a Ricardo Soto Uribe, profesor de la UNDAV y director del documental de Madres de Plaza de Mayo Todos Son Mis Hijos. Nacido en Chile en 1981, donde estudió Historia del Arte y Realización Cinematográfica, Uribe filmó en 2004 el cortometraje Cerrado por fuera (16mm). En 2005 se instaló en la Argentina y realizó el cortometraje La Suerte de Estanvito (2009) y, como productor, Made in USA (2010). Desde 2011 es parte del equipo del área audiovisual de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

La entrevista puede verse en Facebook (@elevarlavoz). Para mayor información, los/as interesados/as pueden escribir a elevarlavoz@gmail.com

De estreno
El sábado 24 de agosto, en el Centro Municipal de Arte de Avellaneda, los estudiantes de la Licenciatura en Artes Audiovisuales Juan Manuel Rivera y Martín González Caplán presentaron su documental Ponciano Cárdenas. Sentir Americano, en el marco de una de las materias de la carrera.

Desde el ejercicio documental se acercaron a la vida del Maestro Ponciano Cárdenas para relatar algo de su vida. Llegados a ese punto, tanto el personaje como los estudiantes participantes se vieron en la necesidad de hacer algo mayor. Es por este motivo que, después de 4 años, la práctica se convirtió en un documental terminado en el cual participó la Universidad tanto en el planteamiento del ejercicio como también colaborando con los equipos de iluminación para el rodaje.

Septiembre 2019 | Edición #78