Movilidad estudiantil, el pasaporte a una experiencia educativa diferente

Julia Periales Rivera y Tania Navarro, estudiantes de Enfermería de la Universidad de Granada, institución española de casi 500 años de antigüedad, cuentan las vivencias de su visita a la Argentina para realizar estudios en la Universidad Nacional de Avellaneda. ¿Cuál es el aporte de estas prácticas en la formación educativa?

Foto: Prensa UNDAV.

Nada menos que 9.778 kilómetros separan Granada -ciudad, municipio español y capital de la provincia homónima- de Buenos Aires. Sin embargo, más allá de la considerable distancia -o tal vez atraídas por ello-, Julia Periales Rivera y Tania Navarro, no lo dudaron. Ambas compartían las mismas inquietudes y pasiones: una vocación irrefrenable por el cuidado de las personas -las dos estudian la carrera de Enfermería en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Granada- y el deseo de conocer la Argentina. Por eso, no bien se presentó la oportunidad, los kilómetros poco importaron y pusieron rumbo a nuestro país, donde permanecieron durante todo abril; un mes en el que pudieron realizar prácticas en diferentes maternidades y hospitales en el marco de las prácticas preprofesionalizantes de la carrera de Enfermería de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV).

Tania Navarro le toma la presión a una paciente en el marco de las prácticas propuestas por la UNDAV.
Foto: Prensa UNDAV.

“Escogí la Argentina porque me llamaba mucho la atención como país y desde hacía tiempo quería conocerlo. Hicimos una rotación por el área de maternidad y neonatología que, por otra parte, ya habíamos realizado en España”, señaló Julia, para quien las diferencias entre los sistemas de salud de ambos países son numerosas, como así también “las competencias de la autonomía de la enfermería”.

Nacida hace 20 años en Línea de la Concepción, en Cádiz, Julia, quien ya cursa el tercer año de la carrera y espera poder desempeñarse el día de mañana en dicha profesión, valoró “la experiencia de haber conocido un nuevo sistema de salud, la ciudad -que es preciosa-, y el trato con la gente”.

La práctica de movilidad estudiantil -explicó el decano del Departamento de Salud y Actividad Física, Dr. Oscar Fariña- se dio a partir de una firma de convenio entre ambas universidades. “Luego, se firmó un acuerdo específico para recibir a estudiantes de Granada”, agregó, al tiempo que destacó el trabajo que se está realizando junto al Área de Cooperación Internacional “para la rotación de docentes en algunas pasantías, sobre todo en la Escuela de Verano de Mojácar”.

A propósito de las experiencias de intercambio y movilidad estudiantil, Tania Navarro cree que son muy provechosas “porque así conocemos la forma de trabajar de nuestra profesión en distintos países y lugares”. “Durante el verano también estuve en un país de Europa -Eslovenia- donde conocí otra forma de trabajar”, contó.

En este sentido, Fernanda Daniela Díaz, integrante del Área de Cooperación Internacional de la UNDAV afirmó que el proceso de internacionalización de la educación superior en la Institución “se enmarca dentro de una concepción solidaria de la cooperación internacional con un fuerte arraigo en la territorialización de la Universidad. Esto implica que desde el área se impulsa una democratización de la internacionalización en pos de la transferencia de conocimientos y experiencias equitativas que fomenten lazos solidarios”. Al respecto, Fernanda aseguró que se trabaja en “la implementación de una internacionalización comprehensiva, es decir, trabajar con estrategias transversales integrando no sólo las acciones de movilidad de estudiantes y docentes sino también con la política institucional de la UNDAV y acciones tendientes a la internacionalización en casa”.

Tania y Julia en la entrada del Hospital Materno Infantil “Ana Goitía”, en Avellaneda.
Foto: Prensa UNDAV.

Siempre acompañadas por docentes de la Universidad, Julia y Tania realizaron prácticas en el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, el Hospital de Pediatría SAMIC Prof. Dr. Juan Pedro Garrahan, el Hospital Especializado Materno Infantil de Agudos Ana Goitia y en el Hospital El Cruce.

Así, por ejemplo, Tania pudo conocer cómo se organiza el sistema de salud en nuestro país, cómo trabajan los enfermeros y qué competencias tienen. Respecto a este último aspecto, pudo comprobar que la formación es diferente.

Pero hay algo que aúna a todos/as, sean de Argentina o España: la pasión por la enfermería. “Elegí la carrera porque me gusta el estudio de las enfermedades y, además, la aplicación práctica de cuidados sobre las personas. Me permite estar en contacto con pacientes con diversas enfermedades, ayudarlos y apoyarlos en ese momento de sus vidas”, confesó Tania. “Me parece una carrera muy vocacional y muy humana. Me siento realizada haciéndola”, coincidió Julia.

+ info: cooperacioninternacional@undav.edu.ar

Mayo 2018 | Edición #64